viernes, 19 de octubre de 2007

Milan

"Hacer el amor con una mujer y dormir con una mujer son dos pasiones no sólo distintas sino casi contradictorias."

"El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer)."

jueves, 18 de octubre de 2007

Las mentes

domingo, 14 de octubre de 2007

Trámite

OFICINA DE DENUNCIA DE AUSENCIAS
(saque número y espere)

- Cientocincuenta y sieteeeeeee!!!!
- Buenos días, vengo a denunciar una ausencia.
- ¿Qué quiere denunciar específicamente, señorita?
- No sé.
- Tiene que denunciar algo , sino no puedo abrir el expediente. ¿Qué le falta?
- No sé, siento que me falta algo, no sé qué.
- ¿Algo se le perdió?
- Si.
- ¿Sabe cuándo y dónde?
- No, ninguna de las dos cosas.
- A ver si nos entendemos, señorita. Necesito que me explique para poder rellenar la planilla, sobre todo el casillero "Observaciones".
- Bueno, yo necesito denunciar una ausencia inespecífica de algo. Como no sabía a quién reclamar, me dirigí a esta oficina. Pensé que ustedes se ocuparían de encontrar lo que me falta.
- Pero mujer, si usted no sabe qué, dónde ni cuándo, poco podremos hacer nosotros. ¿Vé todas estas carpetas? Por día ingresan miles de expedientes denunciando ausencias de todo tipo. El personal no dá abasto y no tenemos tampoco el presupuesto para funcionar de manera eficaz. Además, con los tiempos que corren, todo el mundo tiene carencias y la mayoría reclama. Usted no tiene idea la cantidad de gente que ha perdido algo. El problema es la ausencia que la pérdida genera, ahí es donde las personas sienten la necesidad del reclamo. ¿Me entiende?
- ¡Claro que lo entiendo!
- Bueno mire, defina qué es lo que quiere denunciar y vuelva.
- Ffffffff (bufido)

jueves, 11 de octubre de 2007

Entra a su casa a las siete, como todos los días. Agradece el aroma a cotidiano luego de toda la jornada de trabajo.
Tras la segunda vuelta de llave, inevitablemente, lanza una mirada fugaz hacia la pared norte de la sala. Allí, como una marca burlona, provocativa, cuestionándole hasta la propia existencia, permanece imborrable el contorno que dejara el cuadro aquel que él se llevó, hace ya tanto tiempo, con su partida. Era "La noche estrellada" de van Gogh. Paradójico, sus noches quedaron opacas. En la pared permanece la silueta que denuncia que allí hubo algo que ya no está. Denuncia de ausencia.
Atraviesa la sala dirigiéndose a la cocina.
- Tengo dos opciones- piensa - Pinto toda la sala nuevamente o cuelgo otro cuadro.
Una tercera opción, más drástica y más simbólica se le ocurre: derribar la pared.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Lo que yo quiero

Intercambio de comentarios con Oscar:

Letra: Me decís que debería escribir más, estoy sin nada de inspiración últimamente, tirame un tema, a ver si se me prende alguna idea

Oscar: ¿un tema? venga va, hoy estoy simpático, te voy a decir el título y tu escribe lo que te dé la gana.... "QUIERO UN HOMBRE"

Letra: Va ser difícil porque la verdad es que, hoy por hoy, no quiero ninguno, pero voy a ver si me sale la ficción.

Oscar: Seguramente tu falta de inspiración sea originada por la falta de mimosos a tu vera....
Aunque bueno... rodeada de argentinos entiendo tu desgana... :P


Bueno, estuve pensando mucho, y puede ser que realmente quiera un hombre, así a modo de confesión lo voy a develar: no quiero menos que un hombre que me componga una canción igualita a esta que cuelgo aquí:

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

martes, 9 de octubre de 2007

Dos días en la vida

Te paso a buscar en media hora. ¿Qué tenés que llevar? Lo que se te ocurra, y mucho dinero, todo el que tengas. Si, ya sé que son dos días, pero una nunca sabe qué puede ocurrir en dos días.
Sólo te aviso que no vamos a hacer exactamente lo mismo que ellas. Primero, el arma la manejo yo, que para algo fuí tantas veces al polígono a practicar tiro, hace unos años, y te aseguro que tengo muy buena puntería. Segundo, Brad Pitt es demasiado rubio, si querés lo cambiamos por uno más morocho, con menos cara de nene malcriado. Tercero, evitemos violaciones, asesinatos, pero que sepan que con nosotras no se meten. Cuarto, te aviso que me llevo la pc, nunca salgo sin ella.
Y te aclaro, pase lo que pase, no pienso tirarme por ningún precipicio, así tenga la policía, los bomberos, infantería, ejército, interpol, o quien sea. En un par de meses, nos vamos otro par de días. Yo, bien viva estoy y quiero estar, que esta aventura y las que vengan no me las pierdo.

viernes, 5 de octubre de 2007

Él, ellos y yo

Él logra cambiarme el humor. Aunque esté cansada, enojada, irritada, melancólica, lo busco y todo cambia.
Primero me cuesta mirarlo fijamente, pero logra seducirme, en silencio y sin forzarme. Voy perdiendo la voluntad, y caigo en su hechizo.
Apenas me subo a él, la magia comienza. Mis piernas se mueven acompasadamente, comienzo a sudar hasta que, con lentitud, voy quitándome la ropa. Él me hace mover,
se tensan mis músculos, paso a paso siento que estoy subiendo, cada vez más alto, hasta llegar a las nubes.
Luego de, escasos treinta minutos, cuando todo acabó, me provoca tomar un baño, y quedo relajada y felíz, como nueva.





Y la mayoría de las veces, para lograr la perfección, la cosa no queda entre él y yo. Para el trío convocamos a otro más

No es anecdótico: la que me inició en este "ritual" fué Maléfica Bovary, y fué vía blog, para que vean las maravillosas influencias de este medio. Gracias Male!

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

jueves, 4 de octubre de 2007

Descargo de miércoles (aunque es jueves)

Me rompe soberanamente las pelotas que quieran darme un consejo cuando yo no lo he solicitado
Me rompe soberanamente las pelotas que, sin pedir yo opinión, se atrevan a opinar sobre mi vida
Me rompe soberanamente las pelotas que quieran saber lo que no me interesa contar
Me rompe soberanamente las pelotas que me juzgen desde una moral que no es la mía
Pero lo que más me rompe soberanamente las pelotas es, que todo esto, me rompa las pelotas, tan soberanamente.

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

lunes, 1 de octubre de 2007

Lluvia

Hace casi un día que llueve sin parar, y vos estás como el día, anochecida, con una nube de agua como cortina de tu rostro, oscureciéndote el semblante.
Tu boca no me ha mostrado ni un diente en todo el día, los labios están adheridos y apenas los entreabriste para murmurar lo mínimo indispensable que te permitiera conectarte al mundo sin pasar por una maleducada. Ya sé que hoy te importaba poquísimo lo que pensaran de tu educación, pero es que para sobrevivir en este mundo, a veces, hay que actuar un poco, hacer como si todo estuviese soleado, aunque diluvie.
Te hubiese abrazado fuerte y sostenido, pero pusiste un blindex delante tuyo, y no tenía ni un diamante que me permitiese cortarlo.
De todas las personas que sos, hoy la protagónica fué la oscurecida. Habrá sido la lluvia y la tormenta. En unas horas te vas a ir a dormir, y cuando cierres los ojos, vas a dejar que llueva un poco más.

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

viernes, 28 de septiembre de 2007

Venta

VENDO
Máquina cerebral de hacer preguntas
De uso prolongado, ópitmo funcionamiento desde hace muchos años
Fuera de fecha de garantía
Motivo de venta: propietaria cansada de preguntárselo todo
Precio accesible, se escuchan ofertas en moneda nacional y/o extranjera
Se acepta canje por máquina cerebral de "porque sí!"

lunes, 24 de septiembre de 2007

Años

Un día como hoy, hace treintaypoquísimos años, mi madre ingresaba a una sala de partos, minutos antes de las diez de la noche, en el que sería un viernes muy particular.
Horas después, se despertó de un sueño profundo, palpó su vientre desinflado y se preguntó si le habrían practicado una cesárea, ya que no recordaba trabajo de parto alguno.
Como varias mujeres de ese entonces, en aquellos lares, mi madre había sido partícipe, sin la debida notificación y por lo tanto sin su consentimiento, de una especie de experimento: se adormecía completamente a la parturienta, se anulaba su voluntad; de todas maneras, los pujos, llegado el momento, son reflejos e involuntarios.
Así fué que ese viernes, mi mamá parió una Letra.
_ Nací sola, nadie me ayudó a salir al mundo_ le reproché cuando lo supe. Luego, con el tiempo, olvidé la queja, ella se había entregado a los médicos con inocencia y esperanza. Si de todas formas, ya me había dado vida, tras un acto de amor.
Por aquel esfuerzo que hice para nacer, por mis fuerzas; por abrirme camino hacia la vida con la inmensa voluntad de una recién parida; por tanto trabajo y empeño puesto en ese, mi primer instante, es que como recompensa, se me otorgó una vida que, hasta ahora, ha sido maravillosa.

jueves, 20 de septiembre de 2007

¿Cómo? (estoy repetitiva)

Anoche, minutos después de cenar, mientras me preparaba un café, sonó el timbre de mi departamento.
Me asomé a la mirilla, enfoqué la vista; sólo lograba ver el torso de lo que suponía, era un hombre, por la camisa y el pecho masculino. Divisé también que era alto, ya que desde la altura de mi ojo no lograba ver más arriba del borde inferior de su cuello.
_ ¿Quién es?- formulé la pregunta obvia en esos casos
_ Ricardo
_ ¿Qué Ricardo?_ volví a inquirir, no conocía ningún Ricardo que viniera a tocarme timbre, últimamente.
_ Ricardo Arjona
Parada con la cabeza pegada a la puerta, me preguntaba quién sería el gracioso que tuviese ganas de jugarme semejante broma, a esas horas de la noche. Como me ganaba la curiosidad y la rabia ante tamaña provocación, me decidí a abrir la puerta, tras la que aparecieron torso, camisa, cuello y toda la humanidad del Sr. Arjona, ingresando a mi hogar.
El movimiento hacia arriba que tuve que realizar con la cabeza para ver su rostro, me confirmó la veracidad de los 27 centímetros que una vez imaginé, según leí en una revista, él le ganaría a mi metro sesenta y ocho de altura.
Como no lograba articular ningún sonido, ni lingüístico ni de los otros, el tipo me dijo:
_ Hace un tiempo me puse a navegar por Internet, ingresé mi nombre en el buscador y entre varias páginas, encontré un post tuyo en el que hablabas de mí. Tengo mis contactos en "Blogger", pude averiguar tu domicilio real. Quería conocerte.
Me quedé inmóvil, como una piedra, intentando adivinar el momento en que me despertaría. Pero resultaba ser un sueño extenso, así que me propuse aprovecharlo antes del desvelo traicionero.
Le ofrecí café, aceptó. Mientras lo preparaba, lo miraba en forma intermitente, como si no quisiera que su imagen se me escapara de la vista.
Comencé a imaginar que mañana en los diarios seguramente se leería: "Se desconoce el paradero del famoso cantautor Ricardo Arjona. Se lo vió por última vez en las cercanías de una estación de tren, en la zona Oeste del Gran Buenos Aires. Autoridades policiales sospechan que su desaparición podría ser resultado de un secuestro por parte de alguna fan desquiciada"
_ No me importa_pensé_ Éste de acá, no se va. Lo que no tengo idea es cómo voy a hacer para decirle que no.

Get this widget | Track details |eSnips Social DNA

lunes, 17 de septiembre de 2007

Mi lista

Hace unos días, Oscar publicó un post con algunas de las cosas que no le gustan. Según él, es mucho mejor que los demás nos identifiquen por aquello que nos molesta o nos disgusta, que por lo que sí. En cierta medida es cierto. Si alguien me dice que le gusta el color azul, puedo pensar "qué bueno, también a mí me gusta ese color", y varias opiniones como éstas que provoquen mi deseo de conocer a esa persona y saber de afinidades mutuas. Pero si alguien dice que odia las morochas, argentinas, de treinta y pico, por decir un ejemplo ridículo e irracional, yo no pierdo ni medio segundo en intentar saber más.
Así es que inspirada por este punto de vista, hice mi listita, que seguro no se cierra aquí, pero es un inicio, ahí van:
NO ME GUSTA/N:
1 - Cualquier tipo de discriminación a cualquier tipo de cosa, animal o persona que salga de lo convencional; y como todavía no logro definir el término "convencional", podemos dejar la frase en: cualquier tipo de discriminación a cualquier tipo de cosa, animal o persona.
2- El huevo duro o pasado por agua (frito a duras penas)
3- Cuando el coche que va delante mío no usa las luces de giro o stop antes de realizar una maniobra
4- Si el señor del coche que va detrás mío se enoja y toca bocina, cuando, luego de usar las luces de giro o stop, realizo la maniobra previamente anunciada (para qué te puse las luces!!!!!)
5- Que me despierten en el preciso instante en que estoy entrando en la fase de sueño profundo
6- La gente que sólo habla de sí misma; los que no saben pero opinan; los "todólogos", es decir, expertos en todo.
7- Que siempre (siempre es siempre) la caja del super que elija, sea la que más se demore, no importa si delante mío haya un sólo carro y en el resto de las cajas, ocho.
8- Los que insisten preguntando cosas que uno dejó claro no quiere contar, y encima se enojan.
9- Los que juzgan a todo el mundo a través de su "propia moral"
10- Que lo rico engorde
11- Que esté mal visto ser contradictorio
12- Los que nunca puedan ponerse en el lugar del otro
13- Los que dicen "después te llamo", luego de haber demostrado repetidas veces, que ese después es inexistente
14- No tener el tiempo que quisiera para leer todos los libros que quisiera, y que encima, los escritores sigan escribiendo libros que siguen acumulándose en mi lista de lo que quisiera leer.
15- Lavar sueters a mano. Lavar zapatillas, planchar.
16- Tener que cocinar todos los días, aún cuando no tenga ganas.
Probablemente la lista sea interminable, así que la voy cortando acá.
Como no quiero ser contradictoria, ya que no me gustan los que sólo hablan de sí mismos, no voy a quedarme sola contando estas cosas mías que a quién le importan. Por eso, quisiera ver ahora las listas de ustedes. Invito a todos los linkeados a participar de esto, si quieren, sin obligación de compra.
A ver....

jueves, 13 de septiembre de 2007

Pelo

Le había llevado tres años dejarse el cabello largo, hasta la mitad de la espalda. Y esa mañana, caminando por la calle, sintió que la espera había valido la pena. Estrenaba una sensación inigualable de su pelo largo, liberado, al capricho de la brisa de la primavera que comenzaba.

Get this widget | Share | Track details

domingo, 9 de septiembre de 2007

Duda

"Ya debería haber aprendido a no esperar nada de las relaciones. Si lo hiciera, todo lo que llegase sería para bien"
Margarida Rebelo Pinto


Azalea se fabricaba besos de utilería. Como no contaba con algunos reales, los inventaba. Era una experta en ficciones. Toda su vida era un vaivén entre la vida concreta y regulada y la ilusión creada a imagen y semejanza de su deseo. Por eso, a veces, parecía ausente.
Ella se sentía cómoda en ese ir y venir entre dos mundos. Podía dosificarlos en la proporción justa. Cuando se agotaba de tanta realidad, espontáneamente comenzaban a aparecer en su mente, enfilados como en un ejército, variados caballeros solícitos dispuestos a darle lo que ella quisiera: una hoja de papel en blanco, una declaración de dudosas intenciones, un sueño viejo, cinco hebras de cabello, un diccionario, un mapa, una pluma, una llave maestra, un reloj detenido, tres notas musicales. Azalea era caprichosa.
Un día, llegando a su casa, divisó a un hombre como cualquiera, parado junto a su puerta, esperándola. El se acercó y le dijo:
_ No soy ninguno de los hombres de tus sueños. Te cambio todos aquellos regalos que deseaste por mi completa y real humanidad. No tengo promesas, ni metas. Sólo me tengo a mí mismo. Sólo cuento con algo que ni siquiera es una propuesta: compartamos existencias.
_ Mmmm, no sé_ dudó Azalea_ vuelva la semana que viene y hablamos.

Get this widget | Share | Track details

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Bloggerdependiente

Así me llamaron hace un tiempo. Si eso es cierto, lo es en la medida en que soy lenguajedependiente, o de estar hecha de palabras, casi como todo el mundo.
Comencé este blog con la necesidad de crear un espacio donde alojar mis letras. Si soy sincera, también buscaba respuestas. Anduve de blog en blog intentando encontrarlas, lo que hallé fue gente maravillosa que sólo decía. Entonces me dí cuenta que ya tenía las respuestas, que sólo debía transformarlas; que dejasen de ser susurros y se convirtieran en seres sonoros y alados. Entonces, no pude dejar de escribir. No logré responderme todo, pero sé lo que ignoro, y esa es otra forma de conocer.
Aquí soy yo, en estado puro. Ustedes son los otros que me reflejan, y en el intercambio de purezas, surgen las más bellas contaminaciones:
Mari es arte hecho mujer, tan ecléctica y armoniosa como solo ella sabe ser. Mandarina azul tiene el humor, la sensibilidad y el ingenio en la proporción exacta. Para ella, el lenguaje es lúdico por excelencia. Laonza me muestra pinceladas de su infancia y me siento viajar en el tiempo. Glauka es profunda como el mar en el que habita, me sumerjo en esas aguas y me purifico. Heriberto es latinoamérica en palabras: la ironía, la transgresión y el calor del trópico.
Ileana tiene la llave de la puerta que abre la habitación de la poesía, y siempre que quiero, la abre. Juan es la versión masculina de esa poesía, él le escribe a la vida como quien halaga a una mujer. También Matta hace poemas con la intensidad con que siente.
Margot muerde su lengua y una bandada de palabras anudadas, como una cadena, me envuelven, pero no me aprietan. La sintonía con Maléfica es casi simultánea. Tan carnal y de entrañas afuera que es imposible no identificarse. He aprendido de su fuerza. Aún cuando no haya tenido ella la intención explícita de enseñarme, lo ha hecho. Gilda es un arcángel que cuando mira, te muestra. Sus palabras son revelaciones de una realidad que veía y no veía.
Aloma me dibuja de cine las horas. Athos es la enciclopedia musical de la que siempre aprendo. Benjamín me muestra un país donde una vez estuve, con él hablo en fonética en otro idioma. Los Casos Casi Clínicos me seducen con sus historias, de principio a fin. Con Coblenza, que aún está, hemos intercambiado pantallazos de vida desde una óptica muy femenina. Churra es un torbellino de sensaciones: sacudidas de letras, caricias con palabras, lágrimas con imágenes. Radiografía del alma.
Cuando quiero reírme busco a un náufrago y su palangana, tengo asegurada la carcajada. Con Paredes Leví aprendí que un buen tujes no sólo se consigue con el stepper, y que es mejor sostenerlo con una buena cabeza. Admiro su capacidad de inventar historias y crear personajes.
Bertini es un groso, tan humilde como un Cacho de Pan, lo leo y me lleno de ese mundo de periodista, escritor, poeta, ilustrador que despliega. India y su club, al que me une un sentimiento de pertenencia como se tiene en aquellos lugares donde uno pasa momentos inolvidables con amigos entrañables. Su anfitriona es la mejor impresentable, la reina de las teorías de la vida. Luzbel, mi bloggermano, un diablo para tener la mesita de luz, un hombre con un alma gigante y bella, extraño su infierno. Hace poco descubrí al Lenguaraz, y quedé atrapada en su capa.
La lluvia trae a Javier. Todavía dudo de no conocerlo de antes. El dá vueltas mis palabras y termina diciendo algo que ni yo sabía de mí misma, y siempre atina. Otro artista de la profundidad es Itoitz, emoción segura, estación para quedarse a descansar durante el viaje. Botas de agua es una artesana de las palabras. Sus figuras bailan, aún después de secas. Si sus botas son así, lo que serán sus pies.
Sólo Martínez y su acento tienen esa desfachatez de ir por el mundo sin necesidad de comentarios. Sus verdardes son tan ciertas que no hace falta que nadie agregue nada.
En el territorio de Cervantes ya sé que voy a vibrar hasta lo más íntimo.
Las cositas wenas de Nathalie me muestran lo bueno de todo, los sueños de Deftonia, la sensualidad femenina de
Mucha y su despertar.
Batsi y su mundo puertas adentro, tan acogedor y cercano como ella. "Batsichica", heroína del día a día.
Pirzen es la música y la letra, del otro lado de los Andes, cantaré un día con los Granujas, es una promesa. Nancicomansi perfecta combinación de imagen, color y lenguaje.
El nombre me nombra a mí misma tantas veces. Cercanía de letras y sentir, tan parecidas en algunas cosas, hay un lazo entre nosotras y un encuentro personal pendiente.
Gwynette y sus ráfagas frescas que me despeinan; el mundo a través de la farmacia de Mae; Hilda la viuda, breve y contundente. Umma y sus historias tan originales y bellas, de acá nomás.
Los que fueron llegando y empiezo a conocer, a internarme en sus mundos y sentirme a gusto: Mavi algo cómplice, desde el otro lado del Atlántico, Fiorella que viene de tanto en tanto, el irreverente Oscar, tipo jodido.
Quizás no esté nombrando a todos, algunos pasaron y se fueron, otros solo espían un rato y ni siquiera sé que están (hasta me lee toda la familia). Todos dejan algo, de cada uno me guardo un instante. Este es un sitio como cualquier otro, aquí se puede conocer gente de todo tipo: sensibles, solitarios, prepotentes, cómplices, confianzudos, amigables, inseguros, eclécticos, abiertos, en fin, mil variantes, como la vida, aunque no sabemos nuestros nombres ni nuestros rostros, pero nos vemos las letras.

martes, 4 de septiembre de 2007

Premio para todos

Gwynette me regaló un premio, y yo no pude impedir emocionarme.
Tras agradecerle, debo elegir yo ahora, siete nuevos blogs para premiar.
No me gusta esto de elegir y dejar afuera al resto, las reglas están para transgredirlas, y estoy bastante rebelde.
Yo ya los elegí y me siento orgullosa que ustedes me hayan elegido a mí al compartir este espacio.
Gracias!!!

domingo, 2 de septiembre de 2007

Aplausos

Hoy mi "futuro ex" (sí, leyeron bien, es mi futuro ex, además lee este blog y además comenta y todo!), me enseñó a hacer asado(parrillada). Quizás muchos no sepan que hacer asado, típica comida argentina, es una actividad típicamente masculina en este país. Pero él, a mi pedido, me ha enseñado hoy a hacerlo. Además, por si fuera poco, condimentó la obra con un chiste machista: "¿Qué diferencia hay entre un consolador y un hombre? Que el consolador no sabe hacer asado".
Así que por su sentido del humor, su buena voluntad, y por ser un hombre que, deliberadamente colaboró por la causa de la liberación femenina, pido un aplauso para él!
Este post te lo dedico

Get this widget | Share | Track details

jueves, 30 de agosto de 2007

Basta ya

(Mi amiga Carolina me contó la historia básica, yo la adorné un poco, siempre me pareció una historia muy graciosa)

Mauricio y Silvina habían comenzado una relación hacía unos meses. Los conocí en la Facultad de Odontología, formábamos un grupo de estudios, éramos unos siete compañeros, chicas y chicos.
Mauricio era un tipo de fuertes convicciones religiosas, por eso, su relación con Silvina era todo lo inocente y cándida que se podía, mientras él no se dejara llevar por ella.
Silvina todavía no entendía muy bien qué hacía con un tipo como Mauricio. Ella era una mujer apasionada, demostrativa, sin prejuicios ni represiones a la hora de mostrar lo que le pasaba por la mente y por el cuerpo. Quizás intuía que detrás de tanto telón dogmático, Mauricio bullía. No sólo era intuición, lo sentía en la piel de él cuando lo abrazaba; sus besos le confesaban más que lo que él mismo se hubiese permitido.
Por algunas conversaciones que teníamos las mujeres del grupo con Silvina, sabíamos que la temperatura de la pareja iba subiendo paulatinamente. A ella se le estaba acabando la paciencia en la misma medida que bramaban sus hormonas. A Mauricio se le hacía cada vez más difícil sostener una postura de la que no estaba completamente convencido, y que Silvina hacía tambalear cada vez que se avecinaba un momento de intimidad.
Una tarde nos reunimos a estudiar en la casa de uno de los del grupo. Ya llevábamos horas leyendo, concentrados, cansados. Yo veía que Silvina estaba más impaciente que lo habitual. Tras haber tomado el último sorbo, apoyó con fuerza el mate sobre la mesa y mirando con furia a Mauricio gritó:
_ ¡Basta ya!_ y, ante la vista atónita del grupo, añadió_ ¡¡¡¡¡Mauricio, quiero que me faltes el respeto!!!!!

Get this widget
Share
Track details

martes, 28 de agosto de 2007

I'm back (Hoy)

Hoy se despertaron temprano. Ella se bañó primero, luego le tocó el turno a la mona.
Ella se puso jeans, sueter liviano y botas de tacos altos. La mona sólo se secó.
En el baño, frente al espejo, ella pasó el secador a su cabello y lo alisó con la planchita. La mona se arregló los pelos de la cara. Mientras ella se maquillaba, la mona la esperó sentada sobre la tapa del inodoro. No se quejaba por la demora, que ella le permitiese salir juntas hoy, le daba una alegría inmensa, suficiente para tolerar la espera.
Cuando ella estuvo lista, la mona se puso de pie, quedaron frente a frente. Ella le guiñó un ojo, la mona arrugó la trompa y le tiró un beso en el aire.
Ella le tendió la mano y le dijo:
_ ¡Vamos mona! ¡A comernos el mundo, que con la boquita que dios nos dió, no podía ser de otra manera!
Dieron un vistazo al castillo y salieron tomadas de la mano.


La canción se la regaló Glauka a Male y yo me la adjudiqué también. Sólo tengo una objeción a la letra: la vida nunca es un fracaso, si lo que vivimos hizo que lleguemos donde estamos, debe haber tenido un propósito que no debemos subestimar.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Ya vuelvo


Vuelvo en unos días. De paso, estoy pensando algunas remodelaciones y cambios para el blog, pocos, la esencia es la misma.
Voy a andar cerca, rondando.
Les dejo un abrazo a cada uno.

jueves, 9 de agosto de 2007

Un último deseo

Tengo noventa y tres años. Son los últimos minutos de mi vida. No hay túneles ni luces blancas y brillantes.
Mi alma es transportada por una fuerza desconocida a una sala de cine, estoy sola en ella.
Desde un altoparlante una voz me anuncia: a continuación, y dándole un cierre a su paso por este mundo, ud. verá en la pantalla un video clip con sus mejores momentos vividos. Tiene veinte segundos para pensar la banda de sonido que desea escuchar mientras vé el video.
Veinte segundos, son tantas las canciones! _ pienso
Sin embargo, aparece en mi mente la adecuada, y sin decir una palabra, como salida mágicamente de mi pensamiento, en los parlantes comienzo a escuchar la canción, al tiempo que se enciende la pantalla

Get this widget | Share | Track details

miércoles, 25 de julio de 2007

Pintura

Dibujame el cuerpo.
Convertí tus manos en lápices certeros
que marquen contornos delineados,
que tracen cada hueco, cada curva
que pinten cada superficie.
Luego, quedaré por tus manos, dibujada.
A menos que
me borres.

viernes, 20 de julio de 2007

Para bien o para mal

_Voy a trabajar_ anunció ella, a modo informativo, mientras lavaba la vajilla.
_ ¿Vos trabajar? Si no sabés hacer nada, siempre fuiste una inútil_ contestó él.
Entonces ella, aferrando con fuerza el plato que en ese preciso instante enjabonaba, giró enérgicamente y su brazo acompañó el movimiento, describiendo una curva perfecta, lanzando el plato con tal determinación que fué a dar justo donde calculaba: en la pared, a cinco centímetros de la cara de él, que ya comenzaba a sangrar, efecto de una esquirla vengadora.
_¡Imbécil!_ sentenció ella, sonriendo socarronamente_ conseguí trabajo de lanzacuchillos en un circo
Para bien o para mal, esa fué la última vez que lo vió.


viernes, 13 de julio de 2007

Babe (Carta a mi abuela)

Hace catorce años que te fuiste. Durante un tiempo te idolatré, ya no; ahora te acepto como una mujer que tuvo sus aciertos y sus fallas, pero increíble siempre.
Te extraño, necesito más que nunca tu mano gastada sobre mi mejilla. No sé si me hubieras entendido hoy, de haber estado aquí. Quizás mi actitud te hubiera parecido absurda. Tuvimos vidas diferentes, pero de vos me quedó tu capacidad inacabable de volver a empezar, una y otra vez, las veces que hagan falta. Será por eso que te escribo.
Quisiera tenerte aquí para preguntarte cómo se hace eso de estar comenzando de nuevo, a pesar de venir caminando hace tanto. Aunque mi vida no sea comparable a la que viviste, es esa actitud la que hace que te admire. Fuiste la Juana más grande que conocí.
Te disfruté, por cierto. Y como sabía que te ibas de a poco, te dí, deliberadamente, todos los besos y abrazos que quise.
Sin embargo, hoy quisiera preguntarte cómo se hace el arroz con leche o el strudel de manzanas que solo vos hacías; cómo se teje al crochet, cuál es la mejor manera de hacer el ruedo de un pantalón y cómo se sigue, volviendo a empezar.
Hoy desearía ser una niña otra vez, y acurrucarme en tu regazo. Sentir tu mano gastada sobre mi mejilla y tu olor a la historia de mi pueblo, condensada. Como un arrullo, como un consuelo.

lunes, 9 de julio de 2007


Cuando todo a mi alrededor se desmorona,
sólo me sostienen
la médula de mi silencio
y la columna vertebral de mis palabras



sábado, 7 de julio de 2007

Instante

Podría, de repente, quedarme sin nada para decir. De hecho, me ha ocurrido varias veces.
Podría pasar que mis labios no pudiesen pronunciar una sílaba, que mis cuerdas vocales sólo vibrasen sin sonido, que mi mano no pudiera dibujar más letras.
Podría ocurrir que solo mis ojos se expresaran. Si eso llegara a pasar en este preciso instante, ellos hablarían y todo lo que no puedo decir se condensaría en cada gramo de sal mis lágrimas.

miércoles, 4 de julio de 2007

Me sucede a menudo

lunes, 2 de julio de 2007

Vano

Desde el primer instante en que la ví, deseé tenerla desnuda en una cama. Cuando esto ocurrió, incluso cuando se repitió por segunda vez, mi cuerpo no respondió a mi deseo y no hubo forma de revertirlo, afortunadamente hasta la tercer oportunidad. Creo que ella era irreal, o en realidad, yo estaba inmerso en un mundo demasiado ficticio sin horarios ni parámetros convencionales, y de ese modo, la ilusoria parecía ser ella.
No me cansaba de decirle que era preciosa; no la dejaba hablar, la besaba como si escondiese un secreto en su boca que yo tuviese que develar. Nunca encontré nada misterioso, en realidad ella era transparente, el que quedaba siempre oculto era yo. Me expresaba todos sus sentimientos y yo callaba. Contraria y paradójicamente, cuando nos lanzamos a la lucha en aquella cama, yo la vestí de palabras y ella era la reina de los silencios.
Cuando estaba con ella me sentía como el raptor de una adolescente de diecisiete años, emanaba una pureza que hacía que yo la viese de esa forma, aunque su imagen exterior mostrara a una mujer lejana ya a esa etapa.
Comencé a despedirme lentamente a partir del día en que la ví llorar. La lentitud del proceso y la forma en que me fuí alejando de ella, gradualmente, pudo haber sido premeditado de mi parte y seguramente debe haberle parecido con alevosía.
Ella intentó volver un par de veces hasta que no volvió más.
No hizo más que mostrarme mis carencias.

domingo, 1 de julio de 2007

Cuestión de medida

_Buen día!
_Buen día señorita. ¿Qué desea?
_ Estoy buscando un medidor de amor
_ ¿Un qué?
_ Un medidor de amor, señor. Como esos medidores que se utilizan para cocinar, esos que son como jarros con diferentes medidas impresas, en gramos, mililitros, centímetros cúbicos. Igual, pero que mida el amor. ¿Sabe qué pasa? Nunca encuentro la proporción justa. Cuando uso una cantidad muy grande, la preparación queda hecha un masacote imposible de digerir, con sabores tan fuertes que alteran la degustación. Y conociendo mi tendencia a la exageración, si utilizo una medida pequeña, el resultado es una cosa insulsa, con poco atractivo, en la que no se perciben siquiera olores.
Por eso, necesito el medidor.
_ Ah! Sí, entiendo. Ya vino mucha gente buscándolo, hombres y mujeres. Se lo encargué al proveedor. Él ni siquiera sabe si lo han fabricado o si ya ha sido lanzado al mercado.
Si quiere, pase la semana que viene y le digo si tengo alguna novedad.
_ Bueno, gracias, hasta luego.
_ Adiós.

(Dedicado a Churra, porque se me ocurrió diez minutos después de despertarme. ¡Y yo que no quería hacer el test!)

viernes, 29 de junio de 2007

Ricardo y yo


_¿Cómo te puede gustar Arjona?
_ Si, puede
_ No tiene una voz tan especial
_No, no es Pavarotti
_Sus letras son demasiado simples
_Si, no es Borges
_No es un tipo lindo
_ Si para mí
_¿Y entonces?
_Me gusta la combinación: Una voz sonora, algo áspera, que dice cosas que puedo llegar a pensar sin enroscarme y a sentir sin esforzarme.
Me gusta porque es físicamente enorme, morocho, armónicamente imperfecto, con una mirada terrible. Porque cuando se ríe parece un nene travieso. Porque pareciera que me canta al oído, y me dice lo que sabe que me gusta oír.
Ricardo: yo sé que un día vas a aparecer detrás de alguna puerta, como salido del Youtube. No me voy a quedar indiferente. Yo te acompaño nomás.

miércoles, 27 de junio de 2007

Raro

En mi cuerpo se han desarrollado conexiones extrañas:
Cuando me depilo las cejas, estornudo
cuando lloro, cambian de color mis ojos
cuando te veo, tiemblo.

martes, 26 de junio de 2007

Sueño concéntrico

Estoy tomando un vino blanco dulce. A la tercer copa, estoy mareada. Escucho de fondo "Bombón asesino" de Los Palmeras. Me quedo dormida. Sueño que estoy tomando un vino dulce blanco, casi terminando la tercer copa, comienzo a marearme. En el equipo suena una cumbia que conozco, que habla de un bombón. Caigo en un sopor y sueño: la tercer copa de vino blanco, dulce, atraviesa mi garganta mientras escucho música de Los Palmeras. Inevitablemente me duermo y sueño....
Socorro, sáquenme de aquí!

Get this widget | Share | Track details

lunes, 25 de junio de 2007

Presentación

Surgido de una conversación con Paredes Leví

(Aplausos)
Aquí están, esta noche con nosotros.
Ellos, los que nunca cambian ni lo más mínimo, los que no esperan más que aquello que lo que les depara el destino, los que hacen de su vida una vidriera, aún sin ser famosos, porque hacen todo sólo para que veamos cuán buenos son; los que priorizan la opinión de la Sra. Sociedad a la propia, los que nunca se cuestionan nada. Los que creen que la verdad es una sola y el resto es desviación, los que se la pasan intentando convencer a los demás que su versión es la correcta; los que no entienden la palabra "diversidad"; los que se reprimen y juzgan a cualquiera que se permita la más mínima libertad; los aburridos por elección, los que sólo hablan de virtudes propias y defectos ajenos. Los que nunca piden disculpas aunque sepan que se equivocaron, los que sólo aprecian las curvas corporales y nunca las curvas mentales; los que van siempre en la misma dirección y siguen sólo un sentido.
¡Señoras y señores, con ustedes LOS LINEALES!

sábado, 23 de junio de 2007

Cambio

El año que estuvo viviendo en Tel Aviv, se la pasó descalza. Sin nada en los pies andaba por el campus de la universidad, los departamentos estudiantiles, el supermercado. Hasta en la calle, que ardía bajo los cuarenta y pico de grados de jamsim (viento del desierto). Descalza de aquí para allá. Sobre el pasto, el asfalto, las baldosas de la vereda, las explanadas. Solo en las aulas, durante las clases se calzaba, por respeto y por educación, que no dijeran que era una sudaca.
Todo el año con unas bermudas gigantes y unas remeras donde entraba ella misma, tres veces.
Se pasaba las horas en su habitación, leyendo como una frenética. Se devoraba una caja de Zucaritas Kellog's por día. Quince kilos más era un saldo que no la preocupaba.
Todo un año riendo. La risa era el objetivo final de todo y los medios para despertarla aparecían con cualquier pretexto.
Todo el día escuchaba música. Era hasta bizarro a veces, escuchar en el walkman, por ejemplo, a Teresa Parodi, cantando "Apurate José", por las calles de Tel Aviv.

Hoy se pesa todos los días de su vida, no tolera una diferencia de medio kilo demás.
Se viste casi inmediatamente de retirar la sábana de su cuerpo, se pone los zapatos y no se los quita hasta pasadas las once de la noche, así no necesite volver a salir a la calle. Así lleve tacos, el día y la noche transcurren y ella, calzada.
El calor la pone de muy mal humor, más de 30 grados le alteran el día.
Ninguna de sus prendas puede lucir un talle siquiera más grande que su cuerpo.
Le cuesta reírse, a veces hasta le duele un poco. Sólo ciertos y selectivos motivos le provocan risa, de esa que estalla y resuena.
Pero sigue escuchando cualquier música, en todos lados.

Get this widget | Share | Track details

viernes, 22 de junio de 2007

Alejandra


(Si, es casi lo mismo que el último post de India Ning, ya se lo aclaré. Ella asegura que no es más que otro ejemplo de su aceitada teoría del "casualicismo". Vengo a corroborarlo.)

Hace unos días conocí a Alejandra Pizarnik. La encontré en la librería Galerna de la calle Corrientes.
No fué un encuentro casual. Yo fuí a buscarla, me compré sus obras completas. Al sentarme en una mesa de café, cuando llevaba casi un cuarto de libro leído, se me apareció. Se sentó a mi lado mirándome con esos ojos de animal desesperado.
Yo me había leído a mí misma en sus letras, quizás fue por eso que no necesitamos hablar durante un rato. Pero tenía mucho para preguntarle, así que el rato fué breve, duró hasta que rompí el silencio:
_Tenías casi mi edad cuando moriste. Cincuenta pastillas de seconal sódico, algunos dicen que no fue suicidio…
_”Me quieren anochecer, me van a morir.
Ayúdame a no pedir ayuda.”
_¿Cómo hacías para soportar el hospital?
_”Escribiendo
he pedido, he perdido….
…he querido sacrificar mis días y mis semanas
en las ceremonias del poema.
he implorado tanto
desde el fondo de los fondos
de mi escritura…”
_¿Amaste Alejandra?
_”Siniestro delirio amar a
una sombra.
La sombra no muere
y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno”
_¿Y pudiste olvidar después?
_”Aunque la voz (su olvido
volcándome náufragas que son yo)
oficia en un jardín petrificado
recuerdo con todas mis vidas
por qué olvido”
_¿Cuál era tu búsqueda?
_”…yo, triste espera de una palabra
que nombre lo que busco
¿y qué busco?
no el nombre de una deidad
no el nombre de los nombres
sino los nombres precisos y preciosos
de mis deseos ocultos”
_¿Qué es buscar?

_”No es un verbo sino un vértigo. No indica acción. No quiere decir ir al encuentro de alguien sino yacer porque alguien no viene.”
Cuando ya se marchaba, le pregunté:
_¿Dónde te encontraré a partir de ahora?
_”En la mano que busca el vaso,
en el vaso inalcanzable,
en la sed de siempre”

miércoles, 20 de junio de 2007

Pagar

Ella tenía lo que muchos solemos llamar "una vida común": trabajo convencional, horario de oficina, amigos, familiares, salidas, vacaciones.
En cada oportunidad que se le presentaba, ella seducía a cualquier hombre que se sumara a su juego, y lo llevaba a la cama. Luego de la entrega, se vestía rápidamente, y con una expresión burlona, le cobraba.
Todos la miraban perplejos.
_En la vida todo tiene un precio, bombón. Un momento agradable conmigo, también_ les decía a todos y cada uno.
Todos terminaban pagando, ante la fuerza de su argumento.
Era un plan que había urdido, pretendiendo borrar las huellas que un hombre le había dejado grabadas hacía años. Creía que eso sucedería si imprimía en su cuerpo miles de rastros de otros hombres.
No lo disfrutaba ni lo padecía, era una estrategia, y les cobraba como si aquel gesto fuese una suerte de venganza privada al género masculino en su totalidad, por culpa y dolo de uno en particular.
El problema se suscitaba con las marcas que habían quedado por debajo del límite de su piel, esas que nadie ve, pero están.
Ella guardaba una tímida esperanza que algún día llegara alguien que traspasara esa barrera para borrar aquellas marcas internas.
Sabía que el día que esa persona llegase, quizás fuese ella quien debiese pagar.

Get this widget | Share | Track details

lunes, 18 de junio de 2007

¿Almodovariano?

No es ficción.
Año 2002. Jueves de semana santa. 15: 30 hs. Volvía de un trabajo. Caminaba por una calle de mi ciudad, solo yo, nadie más había en esa calle.
En sentido contrario al que yo iba, un auto, disminuyó su marcha y se detuvo justo frente a mi. Un hombre descendió, y se acercó, corriendo. Se paró a mi lado y sentí algo que presionaba mi cintura:
_Largá todo_ dijo
Bajé la vista y ví, a la altura de mis entrañas, y sostenido por su mano, un revólver. Y sentí sobre mi cuerpo una especie de finitud extraña. Mi existencia introducida en el centímetro de una probable bala.
De mis brazos, como dos masas de toneladas de peso, cayeron al suelo, el bolso y la carpeta.
Se llevó el bolso con todo lo que una mujer (como yo) puede guardar allí: dinero, documentos, credenciales, un discman, y , lo peor, un cd de Montaner (sí, es terrible que me guste Montaner, pero cosas más terribles suceden en el mundo y nadie se escandaliza por eso). Al cd lo volví a comprar hace poco tiempo.
De aquella experiencia me quedó una sensación casi insoportable de levedad de mi ser, y un deseo, casi obsesivo, de escuchar una canción contenida en aquel cd:

Get this widget | Share | Track details

viernes, 15 de junio de 2007

jueves, 14 de junio de 2007

El juego que debía

Una Mujer y Luzbel me han invitado a hacer este juego, me estuve haciendo la distraída un rato y otro rato enfrentando el hecho de que me cuesta muchísimo escribir sobre mí, pero lo intenté:
El juego consiste en enumerar ocho cosas de uno mismo, invitar a ocho personas a realizar el juego, y escribir las reglas del mismo. Yo invito a quien quiera ser invitado.
Aclaración previa: hay ideas que vi en otros blogs.

Tengo
Una vida, que hoy por hoy, es única, de la que me empecino en encontrarle lógica y sacarle provecho, nunca consigo lo primero y algunas lo último. Un blog en el que intento plasmar lo que puebla mi mente y mi alma, es caótico y cambiante, fiel a lo que refleja.
Dos hijas, una en cada mano, que así me equilibran
Tres décadas de vida y un poquitín más de años
Cuatro trabajos actualmente (también estudio los sábados) que hacen que me desmaye a la noche cuando me acuesto a dormir y me levante a la mañana como si nunca me hubiese acostado.
Cinco mudanzas contando desde que me fuí de la casa de mis viejos. Es un itinerario por varios lugares, todos en mi país.
Seis pares de botas que adoro, de invierno, el verano no me gusta, será porque no puedo usar botas.
Siete millones de libros que están en lista de espera para ser leídos y otras tantas actividades que me harían la vida más plena, para ser disfrutadas.
Ocho minutos pensé en qué poner en este número y no lo he conseguido, así que queda así, nadie es perfecto y menos yo, claro!
Lo que no se puede medir en números: soy ciclotímica, mis ciclos suelen durar días (en el pasado duraban horas, voy evolucionando), tengo altibajos, altis y bajos toman protagonismo con bastante variabilidad. El que me conoce personalmente (aún sin ser íntimo), me ve la cara y puede darse cuenta perfecta y absolutamente de lo que me pasa: soy transparente, eso se ha convertido en un defecto y una virtud al mismo tiempo. Soy curiosa, caprichosa, ansiosa. Quiero todo ya, las esperas me cuestan bastante. Analizo todo, cuestiono todo, me enrosco en mis pensamientos y me canso de mí misma, entonces aparece la mona que vive conmigo y me lleva por ahí, por las ramas de los árboles a colgarnos un rato.
Tengo una familia no muy grande y pocos amigos pero incondicionales. Hablo bastante, pero también escucho. Tengo un par de manías.
Mi boca es grande, y eso me gusta.
Lo que más amo en la vida es cantar.
Me gustan las pastas y el vino blanco dulce. Muero por los dulces en general.Los hombres grandotes, morochos, seguros, tiernos y sensibles, que me hagan reír y pensar. La mirada y las manos, lo primero que miro.
Amé y me amaron, ya no me importa en qué proporción cada término.
Tengo muchos sueños y muchos miedos, pero los tengo identificados y les miro la cara todos los días.
Si hubiera podido elegir cómo ser físicamente, hubiese elegido ser como ella.

lunes, 11 de junio de 2007

Otro cuento más (pero ni de hadas ni tan breve)

Julieto era un tipo complicado. Casi cuarenta años, soltero. Se dedicaba a trabajar casi con exclusividad, su trabajo era creativo e independiente, se la pasaba encerrado días y noches pintando. Era un artista y un intelectual.
Tenía una profunda discapacidad emocional. Se enredaba con cuanta mujer se dejase, pero nunca se involucraba afectivamente con ninguna. Sólo se le conocían dos relaciones estables en un pasado remoto.
Julieto había desarrollado un mecanismo extraño, tramposo pero eficaz: ante la pretendida intromisión de un sentimiento afectivo hacia alguna mujer, él lo neutralizaba, lo empaquetaba y enviaba el envoltorio a una especie de "depósito" que guardaba en su alma. Así podía continuar su vida como si nada distinto hubiera sucedido.
Además, como si esto fuera poco, sufría de acrofobia, es decir, miedo a las alturas. Por tal causa, los pocos encuentros que había tenido con Romea los había soportado con una sensación de vértigo que casi lo invalidaba . El balcón de Romea era una zona peligrosa, lo que ella le había provocado también, pero rápidamente Julieto había puesto en marcha su mecanismo de empaque.
Romea no era una chica simple tampoco. Contrariamente a Julieto, y como a muchas mujeres, todo lo que aconteciera en su vida sentimental, afectaba total y completamente al resto de su existencia.
Julieto, como quien dice, era su Romeo. Había logrado subirlo un par de veces a su balcón, sin mucho éxito. Por un instante de eternidad él había podido resistirse a ella y a la altura, pero ya sabemos como son las fobias, irracionales.
Romea no concebía embalajes ni depósitos. Su mecanismo también era tramposo e ineficaz: ante la inminencia de un sentimiento, perdía las coordenadas, se abandonaba a lo que viniera. Más de una vez había perdido el equilibrio y había caído del balcón.
Ella nunca hubiera dado la vida por Julieto, pero hubiera hecho todo lo necesario para compartirla con él. Pero compartir implica coincidencia, encuentro y reciprocidad. Y no había sido suya la historia que contara estas palabras.
Ayer Romea compró diez metros de soga para treparse al balcón de Julieto e ir a buscarlo. El debió haberlo intuido en algún momento, porque cuando Romea llegó, se encontró el balcón cercado con rejas y alambrado, y del lado de adentro, otra plebeya.
Romea se fue de allí con el alma metida en la soga, deshilachándose mientras la arrastraba tras sus pasos.
Se sentó en una plaza de Verona, miró la soga preguntándose qué hacer ahora con ella. Sabía que lo mejor era amarrarse a la vida, pero no tenía idea de cómo hacer un nudo.

Get this widget | Share | Track details

jueves, 7 de junio de 2007

Desnuda (otro breve cuento de hadas)

Hacía milenios que María Cenicienta de la Eterna Llama no terminaba de limpiar las cenizas que le había dejado aquel amor sin respuesta.
Cuando uno ama desaforadamente, las cenizas que quedan se cuentan de a toneladas. Aunque el fuego, a esas alturas, solo era una llama mínima, temblorosa, que sobrevivía a los días, que se negaba a apagarse, caprichosa y tenaz.
María Cenicienta de la Eterna Llama no esperaba la invitación a ningún baile real, no pretendía un hada madrina ni una calabaza devenida en carroza.
En su cuento, solo esperaba que aquel plebeyo, arrodillado ante ella, volviera a quitarle, él mismo, una zapatilla, la otra, y luego el resto.

martes, 5 de junio de 2007

Come to me (Breve cuento de hadas)

A Fríadurmiente se le había escamado la piel con tanta escarcha. El frío era una piedra en su garganta. Estaba inmóvil, congelada. Casi muerta.
Un único compás en su mente continuaba latiendo. Aquel que hacía siglos, desde la niebla de su sueño, le reclamaba lo mismo cada día, como un taladro pertinaz, que horada con violencia: para poder despertar, como en los cuentos de hadas, no era necesario un beso. Tan sólo se precisaba de un gesto único, privado, íntimo: la mano de aquel plebeyo, apartándole a ella, siempre el mismo mechón de pelo, cayendo cómplice, sobre su cara.

viernes, 1 de junio de 2007

No era golondrina! Era gaviota!!!!



_¿Y qué es para Ud. la libertad?_ me preguntó mi psicoanalista.
No supe qué responder.
Entonces, me hice este tatuaje.


"Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao"

jueves, 31 de mayo de 2007

Momentánea privación de libertad

Hoy voy a meterme en tu piel
voy a olerte, abarcarte, saborearte,
digerirte, palparte, respirarte.
Voy a derribar de un beso tus murallas
porque yo soy la dueña de tu boca,
mi piel, destino ineludible de tus manos.
Serás prisionero de mis piernas
condenado a ser amado sin clemencia.
Después, serás libre, nuevamente.

Get this widget | Share | Track details

Me pongo el guante

Churra me ha pasado un guante, que me viene bien para estos fríos. Debo transcribir un párrafo de la página 179 del libro que esté leyendo.
Estoy leyendo dos. Ahí van:

"La primavera pasada estuvimos de camping, en Big Sur durantre dos semanas. Quisimos llevar al nene con nosotros, pero se negó a venir. Dijo que tenía que estudiar para los exámenes.
Si, es perfectamente capaz de bastarse a sí mismo, de guisar sus propias comidas. De todos modos, a veces nos preocupamos.
Eso le encanta.
Pero temenos que el Nene se esté arruinando la vista. No quiere jugar con los otros niños.
Libros de cómics, Poe, Jack London, la enciclopedia, para él es igual. Después de apagar las luces, a las nueve, lee bajo las mantas con una linterna. Lo hemos sorprendido varias veces.
Sólo lecciones de cítara.
No, no tratamos de influir sobre el Nene. Aceptamos de buen grado lo que desee ser cuando crezca."
Este párrafo es del relato El Nene, del libro Yo, etcétera de Susan Sontag. Este libro es algo completamente diferente a lo que vengo leyendo. Y eso lo hace más fascinante aún. No puedo decir más porque todavía no había llegado a esa página, pero ya estoy intrigada.

El párrafo que sigue es del libro Una costumbre de Oceanía de Alberto Ramponelli, que viene a ser, mi profesor del taller literario al que asisto. Como no tiene página 179, he sumado estos tres números, siendo el resultado 17. La página corresponde al cuento Flores Muertas.
Lozano, el protagonista, está realizando un censo y entra a la casa de esta mujer, con la que intercambia un par de preguntas más allá que las expresamente formuladas por el censo. Como consecuencia de asistir de alguna manera, a la soledad en la que está sumida esta mujer, Lozano se enfrenta con su propia soledad.

"Puede ver cómo la sombra de un recuerdo doloroso cruza por la cara de la mujer, le descuelga la sonrisa. Hay un espacio de silencio, incómodo para Lozano. Está a punto de decir algo, pero la mujer se le adelanta.
_Mi marido murió joven, en Malvinas. Papá, que ya estaba retirado, me ayudó con mis hijos. Pobre papá. Un día salió a hacer unas compras y no volvió. Me trajeron la noticia, un síncope, en la calle. Solo, pobre, yo no pude estar a su lado.
_Lo siento_dice Lozano.
La mujer lo mira como si recordara su presencia.
_Disculpe, no me haga caso_dice después.
Lozano inclina la cabeza y vuelve, rápido a las preguntas.

Bueno, hecha la tarea, paso el guante al que quiera recogerlo.

martes, 29 de mayo de 2007

Ayer

Ibamos por la calle, abrazados. Eramos seis o diez, a veces más, pero nos creíamos un ejército de conquistadores. Nuestras armas: nuestros brazos, piernas y ganas de todo.
Ibamos cantando a los gritos, sin importarnos que nos mirasen.
Jugábamos a carnaval en pleno invierno, nos subíamos empapados a los colectivos y nunca teníamos frío.
De todo nos reíamos. Si tocaba llorar, era solo un preludio para volver a reir.
El futuro era ahora, y era siempre maravilloso y prometedor, porque nos cumpliríamos nuestras promesas.
No recuerdo qué día fue que, por creernos el cuento de la adultez, fuimos atrofiando nuestras risas y nuestro desparpajo. Nos transformamos en coleccionistas de miedos, especialistas en inseguridades y expertos en normas y principios universales.
Adultos
No se puede vivir en la eterna adolescencia, como no puede vivirse ninguna eternidad en esta vida.
Pero podríamos haber atesorado al menos unas gotas de aquel perfume a libertad y coraje que nos aromaba.